Oración para el domingo 6 de octubre

Pocket

Oración para el domingo 6 de octubre

Amado Dios, yo un nuevo día ha comenzado, pues me despierto y lleno de gratitud y alegría veo un nuevo amanecer dado y regalado por ti mi señor. Gracias por permitirme ver tu mayor obra y contemplarla y vivir tu hermosa creación en gozo y amor.

Gracias, señor mío por ser bondadoso y inmensamente Bueno pues tú me protegiste de la oscura noche a mí y a toda mi familia, gracias por permitirme llevar siempre los alimentos a mi hogar y agradecerte por contar con tan hermosa familia que tú me has bendecido. Gracias señor mío, pues en esta semana que pasó podría ser cada actividad de la mejor manera pues en tu nombre siempre me encomendé.

En este día tan hermoso de descanso y de glorificarte quiero siempre entregar cada día a tu nombre. Llena señor mío siempre este corazón de amor y bondad para que pueda siempre compartir con mis hermanos y mis semejantes, pues siempre quiero dar fe de los testimonios que él es siempre conmigo. Pues siempre tú me cuidas donde quiera que esté y me trae siempre con bien otra vez a este humilde hogar.

Bendice siempre mi vida señor mis actividades y obligaciones, mi hogar y también cada persona el cual me rodea. Por favor, permítenos siempre mis actividades terminarlas y superar cada dificultad que me encuentro y a través de ella Enséñame siempre señor que cada paso detenido es para un escalón más en donde poder terminar y llegar a las metas y anhelos de mi vida.

Mis alegrías y los triunfos los construir siempre en tu nombre pues sin ti nada soy, pues bien a ti acude y encomienda sus obras a tu divino nombre siempre la verdadera realizada y terminaba. Así cuando la noche llegué. Permíteme en este día luego de una jornada un descanso en dónde pueden recuperar las fuerzas y las energías necesarias para siempre seguir adelante más señor, llénanos de tu amor y de tu prosperidad.

Dios, gracias por permitirme hacer una vez más Esta oración a en tu presencia cuídanos de los peligros que nos podemos echar más permítenos siempre sembrar en tierra buena que de fertilidad, pues si tú estás junto a mí nadie podrá contra mí, amen.