Oración para el jueves 28 de marzo.

Pocket

Oración para el jueves 28 de marzo.
Amado padre celestial, en este nuevo día que tú me das, siempre recuerdo de ti, con un hermoso corazón lleno de amor, bondad y de fe vengo a darte gracias, por cada de las gracias que nos concedes y de las bendiciones que me diste en el transcurso de los días.
Qué hermoso es sentir presencia y ser tu hijo, sentir tus maravillas. Gracias por la salud, la vida, por mi familia, por los alimentos que pusiste en nuestra mesa, por cada gesto de amor. En este nuevo día que me regalas quiero servir con alegría y esperar confiadamente en tu palabra.
Amado padre, quiero ofrecerte cada una de mis acciones y palabras. Por favor ayúdame siempre a dejarme guiar y a tomar buenas decisiones, cúbreme con tu manto protector lleno de amor para vivir una vida plena y dame sobre todo mi señor bondad, para así, poder dar cada instante lo mejor de mí a y ayudar con alegría siempre a mi prójimo y hermano necesitado.
Padre celestial, hoy quiero poner mi vida y la de todas las personas que amo en tus benditas manos, por favor mira nuestras tristezas, nuestros anhelos, también y te suplicamos que seas siempre mi DIOS, Tú quien oriente cada acción, guía nuestros pasos y nuestras decisiones.


Por favor, bríndanos siempre tu sabiduría para así elegir de la forma correcta cada acción, reacción, fuerza para mantenernos ante cualquier dificultad y fe para saber y comprender que tus hermosos tiempos son perfectos y tu actúas en el momento justo, que quien a ti aclama con pasión y amor, encontrará respuestas a todas las peticiones.
Amado padre celestial, en este inicio de este hermoso dia que estoy lleno de fe, amor y esperanza. Saldré a vivir este hermoso regalo lleno de esperanza e ilusión. La razón es que confío en tu palabra.
Por favor, no me desampares ni de noche ni de día ni un solo momento y permíteme llegar al final del día con tu amor y gracia. Sé que cumplirás cada una de mis peticiones de mi corazón, Amén.

Este dia siempre será el mejor momento de todos, dar gracias a el ser supremo, Dios por todo el amor, por su siempre compañía, por todos los cuidados dados y para dar gracias, no solo pedir por lo que necesitas. Cuenta siempre con él señor en todo momento, nunca te abandonara.