Oración para el martes 3 de diciembre.

Pocket

Oración para el martes 3 de diciembre.

Amado padre celestial, en este día vengo a darte gracias señor por la salud, por la vida, por alimentos en que cada día conseguimos para nuestros sustentos, por sé que tú habitas en esta humilde morada, y que cada día nos muestra tan grande es tu gloria. Tu mi señor, que cada día he de avanzar gracias a tu compañía, por favor nunca nos abandones pues cada día que pasa necesitamos más de tu protección en este mundo de ahora.

Señor, Tú que me conoces mejor que nadie lo que vivo dentro de mi alma, Tú conoces todos mis temores cual todos te los confío y mis angustias, y pesares lo que siento, lo que anhelo, igual lo que temo y también aquello que me hace falta en mi vida y mi hogar. En este día especial quiero poner mi vida y toda mi existencia en tus manos, pues yo confío plenamente en ti y en tu hermosa bondad.

Perdóname, si en algún momento señor, te he fallado y si la angustia me ha hecho dudar y la ansiedad me ha traicionado y te he faltado. Hoy acepto y comprendo que tus planes son verdaderamente maravillosos y cada tiempo perfecto, hoy viviré confiado y seré feliz, pues sé que Tú, estás a mi lado y si Tú estás a mi lado conmigo, nunca nada habrá nada que me he de faltar.

En este nuevo día, por favor ilumina mi caminar, tómame y cúbreme llévame de tu hermosa mano, dame tu amor siempre, hazme de sabiduría y siempre ayúdame a cumplir todas mis obligaciones y cada una de mis actividades para que concluyan de la mejor manera que tú me has encargado.

Gracias amado Dios celestial por escuchar mi humilde oración. En este dia de gloria será como aquel árbol, plantado junto a frescas aguas, que dan su fruto en el momento cuyo es preciso y cuyas hojas no tocan el suelo. Hoy viviré con alegría dentro de mi corazón y con amor, llevar tu nombre prosperaré en todo lo que haga, Amén. Porque tú estás conmigo.

En este nuevo día, por favor ilumina mi caminar, tómame, cúbreme llévame de tu hermosa mano, dame tu amor siempre, hazme de tu sabiduría y siempre ayúdame a cumplir todas mis obligaciones y cada una de mis actividades para que concluyan de la mejor manera que tú me has encargado, amen.