Oración para el miércoles 5 de junio.

Pocket

Oración para el miércoles 5 de junio.

Amado señor, dueño de todo lo que existe, más de mi vida y de mi alma. Gracias por los cuidados brindados en el transcurso de la noche cual paso. Señor que bendecido me siento al poder sentir el llamado de poder ver otro grandioso día lleno de bendiciones regalado por ti.

Padre celestial, tu presencia se siente Desde este momento, pues tu compañía es conmigo, gracias por tenerte a mi lado porque en ti encuentro siempre alivio mis penas, y me das calma a cada necesidad y ansiedad porque tú eres el refugio que nos colma mi alma de paz.

Por eso desde el inicio de esta mañana señor, pongo en tus manos a este servidor túyo y la vida de mis seres amados, para que tú nos guíes por los mejores caminos y nos Forjes los senderos que sean iluminados para alcanzar siempre las metas y anhelos deseados.

Por favor, bendice cada una de nuestras actividades que haremos en este día. Cuídanos en el transcurso de nuestra jornada para que podamos llegar al final de la tarde junto a mis seres amados. Gracias por darnos el techo que nos corrió del frío de la noche, por los alimentos que siempre no suples y por los cuidados dados.

Señor por favor, en este día colmanos siempre de tu sabiduría para actuar conforme a tu voluntad, en cada decisión que tengamos que tomar más sin ofender y hacer daño a los demás. Aparta de nuestro lado las personas que quieran hacernos algún mal, las injusticias que tengamos que librar en algún momento. Para así seguir en paz y tranquilo a lo largo de nuestros días.

Siempre daré lo mejor de mí al mundo. Pues tú diste tu vida primero por nosotros. Siempre tus planes los hare a voluntad porque sé que tus planes que tienes con mi vida son maravillosos y perfectos antes que los míos. Por eso siempre Toma mi mano y guíame por los mejores caminos que son los tuyos.

Padre, ya me dispongo a salir de mi hogar, por eso encarecidamente te pido tu protección. Creo en ti en tu palabra y en tu promesa, gracias por escuchar esta oración que hago, con fe hacia ti. porque sé que tú siempre cuidarás de mí y me otorgaras tu infinita misericordia, amen.