Oración para el sabado 19 de octubre

Pocket

Oración para el sabado 19 de octubre

Padre eterno, escojo este momento de la mañana del viernes para acercarme a ti, tengo la fe de que puedo siempre confiar plenamente en tu sanidad, en esta etapa de mi vida en que me arropa una gran tristeza, que se adentra hasta mi alma alejándome de ti, pero con mi fe estaré fuerte en tu nombre.

Señor en tus manos dejo el cuidado y el respaldo de mi hermosa familia. Te pido por favor, no permitas que me abruma la tristeza que en ocasiones invade por completo todo mi ser, deja que tenga presente los motivos por cuales seguir adelante y ayuda a que encuentre mi felicidad.

Apiádate Amado Dios de mí, cuando me sienta afligido, deprimido, solo y sobre todo lleno de tristeza, devuélveme las ganas de vivir feliz con tus sanadoras manos, en este dia líbranos del mal y asno que podamos alcalizar las meta y anhelos que tanto hemos pedido.

Enciende Padre tu gloria, esa luz dentro de mí ser y en la oscuridad permíteme ver tus grandes bendiciones hacia mí. Te suplico padre que con tu poder bendito sanes todas las heridas de mi corazón que no me permiten encontrar la felicidad que tanto te he pedido.

Aparta de él los maltratos y penas por los cuales ha tenido que pasar. Dios de la misericordia, tú que reparas cada corazón destrozado, te ruego que alivies mis males con tu precioso manto. Ayúdame a superar los maltratos de los que fui víctima y permíteme perdonar esas personas que tanto me lastimaron para poder vivir plena y ser feliz, sin odio, ni amarguras.

Padre de la gloria te agradezco por secar cada una de mis lágrimas con tus manos amorosas y cálidas. Gracias porque te suplico y atiendes mis clamores, porque renuevas este corazón dolido y triste por uno que es capaz de perdonar y amar al prójimo.

Por obsequiarme un corazón rebosante de bondad, esperanza y fe. Gracias mi Dios por escuchar esta súplica, por guiarme por el buen camino, por llevarme de tu santa mano y porque reinas en todo mi ser. Confío grandemente en ti y tus promesas por eso de ahora en adelante viviré por ti y para ti, Amen.