oracion para la noche del viernes 25

En esta serena noche, volvemos nuestros corazones y nuestras palabras hacia San Charbel, humilde ermitaño y santo obrador de milagros. En este momento de calma, elevamos nuestras plegarias a ti, buscando tu intercesión y protección, confiando en tu poder ante Dios para guiarnos y acompañarnos en nuestra jornada.

 

Oh San Charbel, tú que viviste una vida de austeridad y oración en la soledad del monasterio, entendiste la importancia de la cercanía con lo divino y la humildad ante las maravillas de la creación. En esta noche, te pedimos que nos bendigas con tu presencia y nos guíes hacia la paz interior y la serenidad que tanto anhelamos.

Te rogamos, querido santo, que ilumines nuestro camino en medio de las sombras y dificultades. Tú que experimentaste la renuncia al mundo material en pos de la espiritualidad, ayúdanos a encontrar el equilibrio en nuestras vidas y a liberarnos de las preocupaciones que nos agobian.

 

Concede a aquellos que están afligidos por cargas pesadas la fuerza para continuar y la certeza de que siempre hay esperanza en las manos amorosas de Dios.

 

San Charbel, intercesor de los afligidos y necesitados, te pedimos que acompañes a los enfermos, los solitarios y los desfavorecidos. Implora por aquellos que buscan consuelo y sanación, y permite que tu bondad celestial alcance sus corazones y alivie sus penas.

 

En esta noche, abrimos nuestros corazones a tu intercesión ante el Creador. Te encomendamos nuestras alegrías y tristezas, nuestras esperanzas y preocupaciones, confiando en tu compasión y amor. Que tu ejemplo de dedicación a la vida espiritual nos inspire a buscar momentos de silencio y reflexión en medio de nuestras ajetreadas vidas.

 

Oh San Charbel, ruega por nosotros en esta noche y en todas las noches venideras. Que tu luz guíe nuestro camino y tu amor nos envuelva en todo momento. Amén.