oracion para la mañana

En esta luminosa mañana que se despliega ante nosotros como un regalo divino, elevamos nuestras voces con gratitud y esperanza, invocando la bendición y la protección de San Charbel, guía celestial de las almas sedientas de paz y bienaventuranza.

Oh San Charbel, luminoso faro de bendiciones, nos dirigimos a ti con la certeza de que tu intercesión ante Dios es fuente inagotable de gracia. En tu nombre, buscamos la fortaleza y la guía para enfrentar este nuevo día con alegría y confianza en la Divina Providencia.

Que la luz de tu amor, San Charbel, ilumine cada rincón de nuestro ser, disipando las sombras de la duda y la inseguridad. Te imploramos, oh santo protector, que bendigas nuestro caminar, que cada paso que demos esté marcado por la bondad, la compasión y la generosidad.

Encomendamos a tu cuidado, San Charbel, nuestras labores diarias, nuestras interacciones y decisiones. Que tu sabiduría divina guíe nuestros pensamientos y acciones, para que podamos ser instrumentos de paz y amor en este mundo que tanto lo necesita.

Que cada desafío que enfrentemos sea una oportunidad para crecer en virtud y sabiduría. Con tu poderosa intercesión, confiamos en que superaremos obstáculos y experimentaremos la gracia abundante que emana de la fuente divina.

Oh San Charbel, modelo de humildad y devoción, te pedimos que derrames tus bendiciones sobre nuestros seres queridos, amigos y todos aquellos que necesitan tu ayuda. Que tu presencia sea palpable en cada encuentro y que la paz que traes consigo se expanda a nuestro alrededor.

En el nombre de San Charbel, depositamos nuestras preocupaciones y anhelos en el altar divino, confiando en que nuestras peticiones serán escuchadas y respondidas según la voluntad de Dios. Que este día sea colmado de bendiciones, y que llevemos tu luz en nuestros corazones, irradiando amor y esperanza a todos los que encontramos.

Amén.